Esteban Ibarra

contra la Intolerancia, por los Derechos Humanos

Una asociación amenaza con llevar a los tribunales el ‘ring’ al aire libre de Pacífico

“Afortunadamente las leyes de nuestro país impiden que el boxeo y otras prácticas de combate se permitan al aire libre donde la infancia y los adolescentes tendrían un acceso sin límites, vulnerando el interés superior del menor. Si el Ayuntamiento da ese paso lo llevaremos a los Tribunales”
Esteban Ibarra
Presidente de Movimiento contra la Intolerancia

El ring de boxeo en plena calle, anunciado en agosto como una de las novedades del nuevo espacio destinado a dar vida a la zona situada en Pacífico, en el distrito de Retiro,  bajo el scalextric que une las calles Doctor Esquerdo y Pedro Bosch, ha despertado las críticas de la asociación Movimiento contra la Intolerancia, que lucha desde 25 años contra el racismo y la instigación al odio. Según los representantes de esta entidad, la instalación deportiva incluida en el proyecto “Pacífico Puente Abierto” va en contra de las leyes de la Comunidad de Madrid. Si se llevará a cabo, anuncian que presentarán recursos legales. El Ayuntamiento recuerda que la instalación deportiva es una propuesta ciudadana que está aún por estudiar, y que si viola la ley la anulará.

El cuadrilátero al aire libre forma parte de una de las propuestas ciudadanas recogidas por el Ayuntamiento para el nuevo espacio “Pacífico Puente Abierto“, un proyecto que pretende regenerar el paso elevado. La instalación, que se empezará a construir antes de final de año, se completa con barras para practicar parkour (correr por las ciudades saltando todo tipo de obstáculos), una cancha de baloncesto y un minicampo de fútbol.

El Movimiento contra la Intolerancia sostiene que la construcción en plena calle viola la ley de la Comunidad de Madrid de protección de los derechos de la infancia y la adolescencia, y apela al Consistorio para bloquear la propuesta. Esteban Ibarra, presidente del grupo, recuerda que la norma prohíbe “la entrada de menores en establecimientos donde se desarrollen actividades o espectáculos violentos”, entre ellos “combates de boxeo“.

Las características de la instalación, en plena calle, permitirían el acceso libre y sin protección a los combates. En opinión de Ibarra, este motivo es suficiente para abrir un recurso de carácter legal contra la obra. Por ello, dirigió un escrito a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y a todos los grupos municipales con el objetivo de parar el proyecto.

Desde el Área de Gobierno de Coordinación Territorial y Asociaciones dirigida por el edil Nacho Murgui, explican que las propuestas elaboradas por los ciudadanos a través un proceso participativo están aún “siendo estudiadas”. Queda, en particular, por determinar la “viabilidad legal” del cuadrilátero, detallan. Ejemplos parecidos se encuentran en parques públicos de ciudades como Copenhague (Dinamarca), recuerdan desde el Área, aunque admiten que el marco legal español es diferente con respecto a países “como Dinamarca o Suecia”.

Una cuestión ética

Ibarra cree que la apertura de semejante construcción es un asunto “grave”. No solo desde el punto de vista legal, sino también por su “dimensión ética”, recalca. Para el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, un grupo promotor de campañas como la de las manos blancas en rechazo a la violencia de ETA, la propuesta supone un “retroceso ético-cívico” para Madrid. “No es un debate político, sino cívico”, insiste Ibarra, quien niega que sea una demanda social, según las informaciones recogidas por sus colaboradores en el distrito de Retiro.

Los aficionados al boxeo aplauden, sin embargo, la iniciativa. “En otras culturas se hacen demostraciones en espacios públicos para que la gente pueda ver libremente estos deportes, pero los que nunca se han interesado en el boxeo creen que se trata de una actividad agresiva”, explica David Camacho, entrenador y socio del gimnasio Vallekas.

El Centro Social Seco, Acción Poética Retiro, la Asociación Madrileña de Parkour, Los Pinos Retiro Sur, Art House Madrid, la Liga Cooperativa de Baloncesto, Mobb28 o SPV Patinaje se encuentran detrás del proceso participativo “Pacifico Puente Abierto”.  Murgui describió el lugar como un espacio “donde caben pequeñas intervenciones que lo dignifican y lo pongan en uso”.

Pero Ibarra incide en la responsabilidad del Consistorio con respecto a la decisión final. “La propuesta ciudadana puede ser de lo más kafkiana, pero el Ayuntamiento tiene el deber de prescindir de dimensiones populistas y no aceptar este tipo de cosas, y aún menos presentarlas como avances. El racismo, la intolerancia y la violencia nunca serán democráticos, aunque lo apruebe el 99% de la población”, concluye.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/09/09/madrid/1473440196_219586.html

Los comentarios están cerrados.